La industria textil japonesa se toma en serio el reciclaje

La industria de la moda recibe muchas críticas por lo derrochadora que es. Ahora, algunas de las marcas japonesas más conocidas se están tomando más en serio el problema y están haciendo un mayor esfuerzo por reciclar y reutilizar su propia ropa usada.

El fabricante Onward Kashiyama acepta prendas usadas de los consumidores en sus tiendas físicas y en internet. Vende algunas de segunda mano a precios más bajos, y recientemente ha empezado a utilizar material de otras prendas para fabricar sombreros y bolsos.

Por su parte, el fabricante textil Teijin Frontier ha desarrollado una tecnología que facilita el reciclaje de ropa deportiva y otras prendas con tejido elástico.

El Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón aspira a reducir en un 25 % la cantidad de ropa desechada por los hogares en el período de 10 años comprendido entre los ejercicios fiscales de 2020 y 2030.