La Policía de Okinawa analizará cómo compartir datos de crímenes cometidos en la zona por personal militar de EE. UU.

La Policía de Okinawa va a examinar la forma de compartir con el Gobierno prefectural información sobre casos de agresión sexual en que esté involucrado personal del Ejército de Estados Unidos emplazado en la zona.

Asato Hitoshi, jefe de investigación criminal en la comisaría central de Okinawa, hizo estas declaraciones el lunes ante un comité especial de la Asamblea prefectural. Se convocó esta reunión después de que salieran a la luz, la semana pasada, dos casos de presunta agresión sexual en los que está envuelto personal militar estadounidense. Uno ocurrió en diciembre del año pasado y otro, en mayo de este año.

La Policía había facilitado información sobre ambos casos al Gobierno central, pero no al de Okinawa. Asato dijo que, dada la naturaleza sexual de los hechos, no se hicieron declaraciones públicas ni se compartió información con la autoridad prefectural a fin de proteger la privacidad de las víctimas.

No obstante, el agente reconoció que es muy importante informar a la población okinawense sobre la detención de personal militar estadounidense sospechoso de haber cometido un crimen. A este respecto, dijo que el número de casos penales y arrestos se publica en el sitio web de la comisaría central de Okinawa y se actualiza mensualmente, y agregó que la Policía brinda información al gobernador cuando este la solicita.

Un miembro de la Asamblea preguntó que quién había decidido no proporcionar información al Gobierno prefectural, a lo que Asato respondió que la decisión la habían tomado el jefe y los mandos superiores de la comisaría.

Asato dijo que quiere discutir con el Gobierno de Okinawa la forma de compartir información sobre casos de agresión sexual mientras se preserva la privacidad de las víctimas.