Aumentan los casos de agresiones sexuales a manos de militares estadounidenses en Okinawa, sur de Japón

Fiscales de la prefectura de Okinawa, en el sur de Japón, acusaron a un infante de marina estadounidense por supuestamente intentar agredir sexualmente a una mujer y herirla.

Esta noticia se dio a conocer tres días después de que saliera a la luz otro caso que involucraba a personal militar de Estados Unidos. Un miembro de la Fuerza Aérea estadounidense estacionado en Okinawa fue acusado en marzo del presunto secuestro y agresión sexual de una menor de edad en diciembre del año pasado.

El soldado de primera de marina Jamel Clayton ha sido acusado formalmente por el incidente que tuvo lugar el 26 de mayo. Los fiscales señalan que la mujer opuso resistencia y el sospechoso de 21 años abandonó el lugar de los hechos, pero la policía lo encontró después de recibir una llamada y lo arrestó fuera de una base militar de Estados Unidos. Los fiscales presentaron la acusación el 17 de junio.

El Gobierno de la prefectura presentó una protesta ante las fuerzas estadounidenses en Japón por el retraso en la notificación del incidente y señaló que está causando preocupación entre las personas que se ven obligadas a vivir cerca de las bases de Estados Unidos en Okinawa.

Cerca del 70 % de las instalaciones militares estadounidenses en Japón se concentran en Okinawa. Las comunidades locales han sido testigos de una serie de incidentes que involucran a personal estadounidense.