Primer ministro de Israel reitera su descontento por el tiempo que está tomando el suministro de armas de EE. UU.

Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel, ha insistido en que Estados Unidos está reteniendo envíos de armas y municiones a su país.

Durante una reunión del Gabinete el domingo, Netanyahu declaró que hace cuatro meses se registró una notable disminución en las municiones que llegan a Israel desde Estados Unidos. Añadió que decidió hacerlo público porque la situación no ha cambiado.

El mandatario agregó que la ayuda militar estadounidense es necesaria para destruir a Hamás. Además, el martes había emitido una declaración similar sobre el ritmo de los envíos de armas estadounidenses a Israel. El portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Kirby, expresó su “profunda decepción” por el comentario.

La agencia noticiosa AP informó que las desavenencias entre Netanyahu y Washington le dan “la oportunidad al primer ministro de demostrar a quienes lo apoyan que no está en deuda con Estados Unidos, así como que antepone los intereses de Israel”.

Sin embargo, los analistas señalan que sus repetidas expresiones de descontento podrían perjudicar sus relaciones con Estados Unidos, aliado de Israel.

En este contexto, Yoav Gallant, ministro de Defensa de Israel, tiene previsto visitar Estados Unidos para conversar con el secretario de Defensa, Lloyd Austin, sobre las operaciones militares en la Franja de Gaza.

Mientras tanto, un medio de comunicación palestino dio a conocer que cinco personas murieron en la ciudad de Gaza el domingo en un bombardeo israelí que tuvo como objetivo la principal puerta oriental de la sede de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos.

Funcionarios de salud de la Franja de Gaza dicen que el número de muertos por ataques israelíes desde el 7 de octubre en el territorio ha aumentado a 37.598.