Japón lleva a cabo una encuesta nacional sobre las concentraciones de sustancias PFAS en el agua corriente

El Gobierno de Japón lanzó una encuesta a nivel nacional sobre la concentración en el agua corriente de unas sustancias químicas potencialmente dañinas conocidas como PFAS por sus siglas en inglés.

Los Ministerios de Medio Ambiente y de Territorio, Infraestructura, Transporte y Turismo han solicitado a los Gobiernos locales y a proveedores de servicios de agua que informen los resultados de las pruebas de calidad del agua desde el año fiscal 2020. La fecha límite es septiembre de este año.

A los destinatarios de la encuesta se les pregunta si han realizado pruebas de detección de PFAS, unos compuestos orgánicos de flúor. En el caso de haberlos detectado, se les solicita que informen las concentraciones más altas registradas.

Si no han llevado a cabo dichas pruebas, se les pide que expliquen la razón y si tienen previsto efectuarlas en el futuro.

Expertos creen que algunos de estos compuestos podrían ser perjudiciales para la salud. En octubre del año pasado, las pruebas de agua corriente en la localidad de Kibichuo, en la prefectura de Okayama, registraron niveles equivalentes a 28 veces el objetivo provisional establecido por el Gobierno.

No se conoce a ciencia cierta la situación en el país ya que las pruebas de PFAS son voluntarias.

Se ha solicitado a Gobiernos locales y proveedores de servicios de agua que nunca hayan realizado este tipo de pruebas que hagan por lo menos una antes del 30 de septiembre y que informen los resultados.

Los ministerios señalaron que utilizarán los datos de la encuesta cuando consideren revisar el objetivo provisional.