Empiezan a descontaminar algunas zonas de una localidad cercana a la malograda central nuclear Fukushima Uno

El Gobierno japonés empezó las obras de descontaminación en algunas zonas de una localidad cercana a la central nuclear Fukushima Uno, que resultó gravemente dañada por el terremoto y el tsunami de 2011.

Unos 175 kilómetros cuadrados de la localidad de Namie, aproximadamente el 80 % de ella, han sido designados “zona de difícil regreso” y entrar a ese lugar está estrictamente prohibido a raíz de una triple fusión de núcleo en el desastre de la central nuclear.

El Gobierno japonés y la localidad han designado 7,1 kilómetros cuadrados, o el 4 % de esas zonas, como área donde los residentes que deseen regresar puedan vivir después de que se descontamine.

El jueves, los trabajadores, utilizando maquinaria pesada, empezaron a retirar la tierra de algunos campos de cultivo y a cortar la maleza alrededor de algunas casas del área de Hatsuke, en el distrito montañoso de Tsushima, situado en la parte oeste de Namie.

El Gobierno planea descontaminar 52 hectáreas y demoler 71 casas y edificios en esas áreas para finales de marzo próximo.

Nakamura Sho, alto funcionario del Ministerio de Medio Ambiente, explica que descontaminar las áreas montañosas es más difícil, pero agrega que su dependencia intenta avanzar con las obras de limpieza de manera cuidadosa y rápida para que los residentes puedan volver lo antes posible.