Los medios israelíes informan de "tensiones" entre el Gobierno de Netanyahu y los responsables de defensa

Un alto cargo del Ejército israelí ha indicado que erradicar al grupo islámico Hamás es algo inalcanzable, lo que ha provocado una airada reacción por parte de la Administración del primer ministro Benjamin Netanyahu. Medios de comunicación de Israel informan de que está aumentando la tensión entre la Administración y las Fuerzas de Defensa del país a medida que se prolonga el conflicto con Hamás en la Franja de Gaza.

El portavoz de las Fuerzas de Defensa israelíes, Daniel Hagari, habló el miércoles en una entrevista con una emisora de televisión local. Dijo que el asunto de destruir a Hamás no es más que “arrojar arena a los ojos de los ciudadanos”; que el grupo es una idea arraigada en el corazón de la gente y que quien piense que es posible eliminarlo se equivoca.

Hagari también habría dicho que la operación militar por sí sola no conseguirá recuperar a todos los rehenes, por lo que debe encontrarse un escenario alternativo que garantice su regreso.

La Oficina del Primer Ministro emitió un comunicado en el que manifiesta su profundo descontento con los comentarios de Hagari; dice que el Gabinete ha establecido la destrucción de las capacidades militares y de gobierno de Hamás como uno de los objetivos de guerra. La declaración añade que las Fuerzas de Defensa de Israel están "por supuesto comprometidas con ello".

Los informes de los medios de comunicación israelíes sobre la creciente tensión entre la Administración y los líderes de las fuerzas militares se produjeron después de que el ex ministro de Defensa Benny Gantz dimitiera del Gabinete de guerra este mes, lo que provocó la disolución del mismo. Esto se consideró otro indicio de la creciente discordia dentro de Israel.