La cúpula de la automotriz japonesa Toyota pide disculpas a clientes y accionistas por el fraude de pruebas de seguridad

Durante una asamblea de accionistas realizada el martes, el director general y ejecutivo de la automotriz japonesa Toyota, Sato Koji, ofreció disculpas a los clientes y poseedores de títulos por las pruebas fraudulentas de sus vehículos y se comprometió a prevenir este tipo de situaciones.

Este mes, Toyota reconoció haber falsificado datos para la obtención de certificados gubernamentales de las pruebas de sus vehículos. Como consecuencia, el fabricante suspendió la producción de tres modelos.

Sato, quien se disculpó por causar ansiedad entre los clientes y los accionistas, explicó que a las automotrices se les permite producir en serie y comercializar vehículos solo si cumplen los estándares gubernamentales de conducción y seguridad. Agregó que Toyota había incumplido los procedimientos apropiados de esas pruebas y prometió asegurarse de que no vuelva a ocurrir.

Un accionista expresó preocupación por la gestión corporativa de la automotriz. El presidente de Toyota, Toyoda Akio, indicó que una gobernanza adecuada crea un entorno en el que cada empleado se siente capaz de contribuir de manera independiente. Añadió que asumirá la iniciativa para conseguir ese objetivo.

La asamblea duró menos de dos horas y en ella los accionistas aprobaron una propuesta para reelegir a Toyoda, a Sato y a otros ocho miembros de la junta directiva.