Secretario de Estado de EE. UU. presiona a Israel y a Hamás para que acuerden un alto al fuego

Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, regresó a Oriente Próximo para intentar salvar el más reciente plan de alto al fuego. El lunes en Jerusalén, el secretario estadounidense se reunió con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, e hizo hincapié en la importancia de dar seguimiento a la propuesta.

El plan de tres fases comenzaría con un alto al fuego de seis semanas. El grupo islámico Hamás liberaría a todos los rehenes y, posteriormente, las fuerzas israelíes se retirarían de la Franja de Gaza para permitir que la población reconstruya el territorio.

Netanyahu ha dicho que sus fuerzas están comprometidas con la “victoria total” y que él está decidido a “eliminar a Hamás”.

Blinken dijo a Netanyahu que la propuesta “abriría” la posibilidad de calma para los israelíes y una “mayor integración” con la región.

El secretario de Estado estadounidense ha estado instando a la gente de toda la región a presionar a los líderes de Hamás. Señaló que “prácticamente todo el mundo” apoya la propuesta, pero que la única parte que no ha dado el “sí” es Hamás.

El sábado, líderes de Hamás presenciaron cómo soldados israelíes rescataron a cuatro rehenes en una operación que se cobró la vida de más de 270 palestinos. Emitieron un comunicado en el que señalan que no pueden acordar ningún alto al fuego, a menos que esas tropas se retiren y pongan fin a su asedio.