Una constructora japonesa demolerá un edifico de 10 pisos recién terminado por bloquear las vistas del monte Fuji

La empresa promotora de un condominio recién terminado en la ciudad de Kunitachi (Tokio) decidió demolerlo por el "impacto en el área circundante". Algunas personas que viven cerca se habían quejado de que el edificio, de 10 pisos, bloquea las vistas del monte Fuji.

Sekisui House notificó el martes pasado a la autoridad municipal la decisión de descontinuar el proyecto y derribar el edificio de 18 viviendas, apenas unas semanas antes de la entrega de estas a los compradores.

Los apartamentos, cuyo precio oscila entre 446.000 y 510.000 dólares en la mayoría de los casos, debían estar listos para ser entregados el próximo mes.

La empresa afirmó que su evaluación previa del impacto del edificio en el área circundante había sido insuficiente, y agregó que la construcción no tiene problemas estructurales ni se ha infringido ninguna ley.

Esta decisión de una empresa promotora importante en Japón provocó reacciones encontradas. Una vecina dijo que está feliz de poder volver a disfrutar de la vista del monte Fuji desde la calle, mientras que otra persona declaró que la reacción puede haber sido exagerada ante las quejas de quienes no están satisfechos con el proyecto.