Inspeccionan la sede del fabricante de automóviles Mazda en Hiroshima

Equipos de inspectores del Ministerio de Territorio, Infraestructura, Transporte y Turismo de Japón visitaron la sede Mazda como parte de la investigación en torno al reconocimiento, por parte de dicho fabricante de automóviles, de haber manipulado pruebas de seguridad y conducción.

Un equipo de cuatro inspectores llegó a las oficinas de Mazda en la prefectura de Hiroshima el lunes por la tarde. Esta compañía admitió haber manipulado los resultados de las pruebas de cinco modelos, incluidos dos que todavía están en producción, si bien su fabricación se ha suspendido.

En el caso de los dos vehículos en producción, la empresa reescribió deliberadamente el programa informático que utilizó en las pruebas de potencia del motor. En cuanto a los otros tres modelos, retirados ya de fabricación, Mazda reconoce que no realizó correctamente las pruebas de choque.

Honda también recibió la visita de inspectores del Ministerio de Transporte por el mismo motivo que Mazda.