Cámara Baja del Parlamento japonés aprueba proyecto para la revisión de la ley de control de fondos políticos

La Cámara Baja del Parlamento japonés aprobó el jueves un proyecto para la revisión de la ley de control de fondos políticos.

La iniciativa de ley que presentó el Partido Liberal Demócrata (PLD), el principal de la coalición gobernante, fue aprobada por mayoría de votos, contando con el respaldo del Partido Komei, su socio minoritario, y del opositor Partido por la Innovación de Japón, entre otros.

El PLD había enmendado su propuesta de ley original a fin de que incluyera exigencias del Partido Komei y del Partido por la Innovación de Japón.

La ley enmendada exigiría a los legisladores elaborar un documento que confirme el contenido de sus informes de fondos políticos. El fin es incorporar un sistema de “culpabilidad por asociación”.

El umbral mínimo para revelar los nombres de quienes compran boletos para fiestas de recaudación de fondos se reducirá a 50.000 yenes (unos 320 dólares) de los actuales 200.000 yenes (unos 1.280 dólares).

Se pedirá a los legisladores que hagan públicos de manera detallada la manera y el momento en que se usaron las sumas asignadas para actividades políticas que les proporcionó su partido. Se les exigirá hacer públicos los recibos y otros documentos 10 años después.

Antes de la votación, el exministro de Justicia Yamashita Takashi, del PLD, opinó que la iniciativa de ley responde de manera genuina a las propuestas de otros partidos y tiene el fin de impedir que ocurra otro escándalo de fondos. Agregó que garantiza no solo la libertad para realizar actividades políticas sino también la transparencia de los fondos políticos.

Por su parte, Nishimura Chinami, vicepresidenta ejecutiva del Partido Democrático Constitucional, la formación opositora más numerosa de Japón, dijo que la propuesta de ley del PLD está llena de lagunas. Opinó que de ninguna manera conducirá a la erradicación de la costumbre de crear fondos no declarados.

El borrador fue posteriormente remitido a la Cámara Alta, donde se prevé que empiecen el viernes los debates para su aprobación definitiva. Todo parece indicar que se convertirá en ley durante la actual sesión parlamentaria, cuya clausura está prevista para este mes.