Está a punto de empezar la temporada de asambleas de accionistas en Japón

Está a punto de comenzar la temporada de asambleas de accionistas en Japón. Los inversores activistas, que se han vuelto más combativos este año, están haciendo exigencias a decenas de empresas.

Más de 2.200 compañías que cotizan en la Bolsa de Valores de Tokio sostendrán este mes sus reuniones anuales.

Según la Compañía Fiduciaria y Bancaria Mitsubishi UFJ, por lo menos 90 empresas han recibido propuestas de sus inversores.

Nihon Global Growth Partners Management, con sede en Estados Unidos, está cuestionando al fabricante de fideos instantáneos Toyo Suisan, conocido por su marca de “ramen” Maruchan. El fondo desea que la empresa se retire del negocio de productos marinos y se centre en el de los fideos. Exige información sobre el uso que la gerencia hace de su capital.

Por su parte, la Compañía Oasis Management, un fondo de inversión con sede en Hong Kong, pidió al fabricante de papel Hokuetsu que despida al presidente y a cuatro directivos externos. Argumenta que, bajo el actual liderazgo, los negocios se han estancado durante años.

La Bolsa de Valores de Tokio también ha pedido a las empresas en su seno que sean más conscientes de sus costos de capital y de los precios de sus acciones.