Las autoridades japonesas empiezan a investigar a la empresa de automóviles Suzuki por falsificación de datos de pruebas

Funcionarios del Gobierno japonés empezaron a investigar “in situ” la sede de la empresa Suzuki, en el Japón central, por la falsificación de datos de pruebas, mientras otros fabricantes de automóviles suspendían la producción en varias plantas.

Tres funcionarios del Ministerio de Territorio, Infraestructura, Transporte y Turismo llegaron el jueves a la sede de Suzuki, en la prefectura de Shizuoka, que así se convirtió en el tercer fabricante de automóviles investigado.

La medida se produce tras las revelaciones de esta misma semana de que Suzuki y otros cuatro fabricantes japoneses de vehículos habían falsificado los datos de las pruebas de rendimiento con el fin de obtener la certificación necesaria para la producción en serie.

Los funcionarios del ministerio están comprobando los registros de las pruebas y entrevistando a ejecutivos y al personal encargado de las mismas.

Suzuki ha confirmado que falsificó los resultados de las pruebas de frenado en 2014 para un modelo del coche Alto que ya no se fabrica.

El Ministerio de Transporte inició las investigaciones en la sede de Toyota esta semana. Esta firma suspendió el jueves la producción en varias plantas hasta el 28 de junio. La medida afecta a tres modelos fabricados en plantas de las prefecturas de Miyagi e Iwate, incluido el Yaris Cross.

Por su parte, Mazda suspendió la producción de dos modelos afectados en las plantas de las prefecturas de Hiroshima y Yamaguchi, entre ellos el Mazda2.

Toyota y Mazda tienen previsto mantener en funcionamiento las líneas de producción de otros modelos. No obstante, crece la preocupación por el impacto que las suspensiones tendrán en las economías locales afectadas y en los socios comerciales.