Toyota y Mazda suspenden producción de cinco modelos tras descubrirse que habían falsificado pruebas de prestaciones

Dos de los cinco fabricantes de automóviles japoneses que descubrieron prácticas indebidas a través de una investigación interna ordenada por el Gobierno suspendieron a partir de hoy jueves la producción de los modelos afectados.

El lunes se supo que Toyota, Mazda, Yamaha, Honda y Suzuki habían falsificado pruebas de prestaciones a fin de obtener certificaciones gubernamentales para sus vehículos.

Toyota y Mazda detuvieron la producción de cinco modelos, en respuesta a una orden del Ministerio de Territorio, Infraestructura, Transporte y Turismo de suspender los envíos de unidades a las concesionarias.

Toyota no producirá el Yaris Cross y otros dos modelos en sus fábricas de las prefecturas de Miyagi e Iwate hasta el 28 de junio.

Mazda suspendió la producción del Mazda2 y de otro vehículo en sus plantas de las prefecturas de Hiroshima y Yamaguchi.

Genera inquietud el posible impacto de la suspensión sobre las economías locales y los socios comerciales de las compañías.

En el año fiscal 2023, el volumen de producción de los modelos cuya fabricación se suspendió fue de 130.000 unidades para Toyota y de 15.000 para Mazda.