Japón transmite a China su preocupación por unas pintadas en el santuario sintoísta de Yasukuni

Japón ha transmitido a China su preocupación por los grafitis pintados presuntamente por un ciudadano chino en una columna de piedra del santuario sintoísta Yasukuni de Tokio, donde se rinde homenaje a los caídos en combate japoneses. Entre ellos se encuentran líderes condenados por crímenes de guerra tras la Segunda Guerra Mundial.

La ministra de Asuntos Exteriores, Kamikawa Yoko, declaró en una rueda de prensa el martes que su cartera había transmitido su preocupación al Gobierno chino a través de canales diplomáticos.

Los grafitis con pintura roja fueron descubiertos el sábado. Un vídeo publicado en las redes sociales chinas mostraba a un hombre rociando la columna con un espray. La Policía de Tokio sospecha que el ciudadano chino que aparece en el vídeo es el responsable y está investigando los hechos.

Kamikawa dijo que crear y difundir un vídeo en el que se aprueba la comisión de un acto considerado contrario a la ley y se anima a ello es inaceptable.

Asimismo, pidió al Gobierno chino que instara a los ciudadanos del país a cumplir las leyes y normativas y a actuar con calma.