Dos de cinco automotrices japonesas suspenderán producción de vehículos por falsificación de pruebas

Dos de cinco automotrices japonesas que se vieron implicadas en escándalos de falsificación de pruebas de seguridad vehicular dieron a conocer que suspenderán la producción de los modelos involucrados.

Toyota planea suspender el jueves la fabricación de su Corolla Fielder y otros dos modelos en las fábricas en las prefecturas de Miyagi e Iwate. La automotriz vendió unas 120.000 unidades de esos modelos en Japón en el año fiscal 2023, que terminó en marzo.

Mazda, por su parte, suspenderá la producción de su Roadster RF y otro vehículo en las fábricas de las prefecturas de Hiroshima y Yamaguchi. Vendió unas 18.000 unidades de esos dos modelos entre abril del año pasado y marzo de 2024.

Por otra parte, se descubrió que Yamaha efectuó pruebas de ruido en tres tipos de motocicletas bajo condiciones inapropiadas. La empresa suspendió los envíos del modelo YZF-R1.

Cada vez preocupa más el impacto que tendrán los escándalos en las economías locales y en los socios comerciales de los fabricantes de vehículos.

En diciembre pasado, la automotriz Daihatsu, filial de Toyota, suspendió la producción luego de que saliera a la luz un escándalo de seguridad. Este hecho, que dejó a miles de proveedores en una situación comprometida, fue una de las principales razones de que la reciente cifra de crecimiento económico de Japón cayera por primera vez en dos trimestres.