Gobierno de Japón lleva a cabo inspección in situ en la sede de la automotriz Toyota

Funcionarios del Gobierno de Japón están llevando a cabo una inspección in situ en la sede de la automotriz Toyota, en la prefectura de Aichi, centro de Japón.

La investigación se da tras las confesiones hechas por la empresa y otros cuatro fabricantes japoneses de que falsificaron pruebas de rendimiento con el fin de obtener certificaciones para sus productos.

La inspección que el Ministerio de Territorio, Infraestructura, Transporte y Turismo comenzó el martes se basa en la ley sobre vehículos de transporte por carretera. Se buscará determinar qué datos de las pruebas fueron falsificados, así como las normas internas correspondientes.

Los inspectores también están entrevistando a otros ejecutivos y personal.

Toyota ha confirmado que falsificó datos relacionados con pruebas de vehículos que simulaban colisiones con peatones. Las pruebas se realizaron en tres modelos que actualmente están en producción.

El fabricante de automóviles también confirmó que manipuló la elaboración de los vehículos utilizados en las pruebas de choque. Se trataba de cuatro modelos que ya no se producen.

Las otras automotrices que han admitido irregularidades son Mazda, Yamaha, Honda y Suzuki. El ministerio señaló que también realizará inspecciones in situ en dichas empresas.

Nota editorial: En nuestro artículo inicial, se decía: "Toyota ha confirmado que falsificó datos relacionados con lesiones en la cabeza sufridas por peatones en colisiones", pero hemos cambiado la frase para dejar claro que los datos se basaron en simulacros de prueba y no en accidentes reales.