La ciudad de Nagasaki decide no invitar al embajador de Israel a la ceremonia en recuerdo del bombardeo atómico de 1945

El alcalde de Nagasaki, Suzuki Shiro, ha decidido no invitar al embajador de Israel en Japón a la ceremonia anual en la que se recuerda el bombardeo atómico estadounidense de la ciudad.

En una conferencia de prensa, el lunes, el alcalde dijo que tomó esa decisión, que calificó de difícil, a la luz de las terribles condiciones humanitarias en la Franja de Gaza, y añadió que también influyó la percepción que tiene el mundo de dicha situación.

Suzuki dijo que no se puede descartar el riesgo de que haya incidentes inesperados en la ceremonia del 9 de agosto, pero dejó claro que el objetivo es llorar a las víctimas de la bomba atómica, por lo que no se puede tolerar ninguna interrupción.

La máxima autoridad de Nagasaki reveló que enviará una carta al embajador israelí en la que le pide el cese inmediato de la violencia en la Franja de Gaza.

Por lo que respecta al representante palestino, Suzuki afirmó que, como de costumbre, le mandará una invitación.

Después de que la autoridad municipal de Hiroshima decidiera invitar al embajador israelí a la ceremonia conmemorativa de este año, la atención estaba centrada en la postura que adoptaría la otra ciudad afectada por un bombardeo atómico. Nagasaki finalmente remitirá una carta de invitación a 154 países y territorios. Además de Israel, se han quedado fuera de la lista de convidados Rusia, que continúa la invasión de territorio ucraniano, y Bielorrusia, aliado de Moscú.