Labores de rescate tras un enorme deslizamiento de tierra se ven obstaculizadas en Papúa Nueva Guinea

Equipos de rescate en Papúa Nueva Guinea recuperaron seis cadáveres tras un enorme deslizamiento de tierra que arrasó una comunidad el viernes. Las labores de rescate y la entrega de suministros de asistencia se vieron ralentizadas durante el fin de semana a causa de los problemas de acceso al lugar.

Las imágenes grabadas el domingo en la provincia norteña de Enga muestran a la población local utilizando solo palas y estacas para intentar localizar a los desaparecidos. La maquinaria pesada aún no ha llegado a la zona.

Serhan Aktoprak, director nacional de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), dijo el domingo que la comunidad, a unos 600 kilómetros al noroeste de la capital Port Moresby, está sepultada bajo entre seis y ocho metros de tierra.

Agregó que el personal de la OIM en la zona estima que más de 670 personas todavía están enterradas y que “las esperanzas de encontrarlas con vida se están reduciendo”.

Según se informa, en un mensaje a la ONU, el Gobierno del país estimó el número de personas que quedaron sepultadas en 2.000. El riesgo de nuevos deslizamientos de tierra y una serie de conflictos tribales están complicando los esfuerzos de rescate.

Australia, país vecino, está considerando qué tipo de asistencia puede brindar en respuesta a las peticiones de ayuda de la comunidad internacional formuladas por la nación del Pacífico.