La Corte Internacional de Justicia ordena a Israel que detenga la operación en la ciudad de Rafa, en la Franja de Gaza

Por primera vez, la Corte Internacional de Justicia ha instado a Israel a que suspenda las operaciones militares en su conflicto con el grupo islámico Hamás. El viernes dictó lo que se conoce como una medida provisional para "detener inmediatamente" la ofensiva en la ciudad de Rafa, en la Franja de Gaza.

Los jueces del tribunal de La Haya afirman que los combates han provocado unas condiciones humanitarias que califican de "desastrosas".

El presidente de la corte, Nawaf Salam, dijo que la situación derivada de la ofensiva en Rafa entraña un riesgo adicional de daño "irreparable" para los derechos de los palestinos.

Los jueces habían ordenado anteriormente a Israel que tomara todas las medidas posibles para impedir los asesinatos masivos de civiles y garantizar la distribución de ayuda humanitaria. Sin embargo, no están convencidos de que esos esfuerzos hayan sido suficientes.

Muchos residentes se han visto obligados a huir repetidamente tras la ofensiva en Rafa por lo que los magistrados piden más medidas, entre ellas que se garantice que el paso fronterizo de Rafa permanece abierto para la ayuda humanitaria "sin obstáculos".

Los funcionarios sudafricanos que presentaron la petición a la corte acogieron con satisfacción la decisión. Zane Dangor, director general del Departamento Sudafricano de Relaciones Internacionales y Cooperación, declaró: "Esta orden es pionera, ya que es la primera vez que se menciona explícitamente que Israel debe detener sus acciones militares en cualquier zona de la Franja de Gaza".

Los dirigentes israelíes defienden esas acciones y han calificado de "falsas" e "indignantes" las acusaciones de genocidio de Sudáfrica.

Las sentencias dictadas por la Corte Internacional de Justicia son vinculantes, pero el tribunal no está facultado para hacer cumplir sus órdenes.