Mujeres víctimas de “clubes de anfitriones” piden al Gobierno japonés tomar medidas ante prácticas abusivas

Mujeres que se han visto en dificultades financieras relacionadas con los llamados “host club” (clubes de anfitriones) han pedido al Gobierno japonés que tome medidas contra las prácticas abusivas.

Un grupo de mujeres se reunió el miércoles con el ministro de Salud, Trabajo y Bienestar Social, Takemi Keizo.

Va en aumento el número de clientas que se ven obligadas a prostituirse o a cometer delitos para reembolsar sus deudas después de haber acumulado una onerosa cuenta por los servicios de los anfitriones. Una mujer habló sobre su experiencia, que empezó al conocer a través de una aplicación de citas a un anfitrión, o compañero de copas en un bar. La enorme deuda que contrajo la obligó a prostituirse para reembolsarla.

La mujer, cuyo adeudo ascendía a unos 25 millones de yenes (aproximadamente 160.000 dólares), temía ser víctima de la violencia y se vio obligada a prostituirse fuera de Japón. Desea que el Gobierno inste a tener precaución y fortalezca las redes de consulta.

Una universitaria incurrió en una deuda de aproximadamente 12 millones de yenes (unos 77.000 dólares) en seis meses. Su madre dijo que los anfitriones son hábiles para lavar el cerebro de las mujeres y dijo que le partía el corazón saber que su hija había sufrido a solas.

Takemi indicó que el ministerio intensificará la formación del personal de los centros de apoyo que ofrecen consultas a las víctimas. Agregó que planea tomar medidas, incluyendo prevenir al público, a través de la página web ministerial, sobre las más recientes tácticas de los clubes de anfitriones.