Se pronostica más calor de lo normal entre junio y agosto en Japón

En su predicción del tiempo para los próximos tres meses, la Dirección de Meteorología de Japón dio a conocer el martes que este año va a hacer más calor de lo normal en todo el país entre junio y agosto.

Las autoridades meteorológicas predicen un verano boreal caluroso debido al flujo de aire cálido y húmedo hacia Japón desde el extremo de un sistema de alta presión en el océano Pacífico. Agregan que el fin del fenómeno de El Niño reforzará el sistema de alta presión.

Según los meteorólogos, en junio y julio las temperaturas serán normales o altas en el norte de Japón. Pronostican días calurosos en el este y el oeste del país, y en las regiones de Okinawa y Amami. Para agosto vaticinan altas temperatura a escala nacional.

Asimismo, esperan que el volumen de lluvias se acerque a lo habitual entre junio y agosto en el norte y el este de Japón, y sea normal o supere lo normal en el oeste y en las regiones de Okinawa y Amami.

Señalan que, en junio, Okinawa y Amami, así como el lado del oeste de Japón que da al Pacífico, experimentarán lluvias normales o por arriba de lo normal. La Dirección de Meteorología informó que la temporada de lluvias parece haber empezado el martes en Okinawa y Amami.

Se predice que en julio prevalecerá una tendencia similar en el oeste de Japón y en la costa de la región este del país frente al Pacífico.

Con respecto a otras áreas, la dirección indica que lloverá con normalidad en junio y julio, y que en agosto se esperan precipitaciones casi normales en todo Japón.

Las autoridades advierten de fuerte calor en agosto si llega a presentarse el fenómeno de La Niña, que consiste en temperaturas más bajas de lo normal en la superficie del océano Pacífico ecuatorial frente a las costas de Perú.

Tanaka Shotaro, funcionario de la Dirección de Meteorología, explica que hay un 50 % de posibilidades de que La Niña ocurra este verano boreal. Agrega que el nivel de calor dependerá de las condiciones en la zona tropical, por lo que insta a la población a mantenerse prevenida ante la posibilidad de golpes de calor y lluvias torrenciales.