El Parlamento de Georgia aprueba una ley de influencia extranjera en medio de protestas

Tras una votación que tuvo lugar el martes, en medio de continuas protestas, el Parlamento de Georgia aprobó un proyecto de ley destinado a regular las organizaciones que reciben financiación extranjera.

La ley exigirá que las organizaciones no gubernamentales y los medios de comunicación que reciban más del 20 % de su financiación de otros países se registren como agentes de influencia extranjera.

Los partidos de la oposición se oponen firmemente a esta iniciativa, presentada por el partido gobernante. Alegan que es similar a una ley rusa que Moscú utiliza para limitar las actividades de organizaciones y medios de comunicación que el Gobierno considera desfavorables.

El martes se vio a varios legisladores peleándose en el Parlamento de Georgia. En Tiflis, la capital, los ciudadanos llevaban cerca de un mes manifestándose contra el anteproyecto.

La Unión Europea y Estados Unidos habían expresado en repetidas ocasiones su preocupación por el proyecto de ley, afirmando que supondría un retroceso democrático.

Georgia ha solicitado la adhesión a la UE, pero se dice que el fundador del partido gobernante tiene posturas cercanas a Rusia.

La presidenta georgiana, Salomé Zourabichvili, que apoya la solicitud de adhesión del país a la UE, expresó su intención de negarse a firmar la ley. Sin embargo, aunque la presidenta la devuelva al Parlamento, el partido gobernante tiene votos suficientes para anular su oposición.