Familias de secuestrados japoneses por Corea del Norte realizan mitin para pedir su pronta repatriación

Las familias de los japoneses secuestrados por Corea del Norte reiteraron su petición de una pronta solución a este asunto con el fin de que los ancianos padres se puedan reunir con sus hijos.

El grupo de familias y personas que las apoyan llevó a cabo un mitin el sábado en Tokio en el que participaron unas 800 personas, entre ellas el primer ministro Kishida Fumio.

El líder del grupo, Yokota Takuya, dijo que su madre, Sakie, de 88 años, y Arimoto Akihiro, de 95 años y padre de Arimoto Keiko, son los únicos que continúan con vida entre los progenitores de los secuestrados.

La hermana mayor de Yokota, Megumi, fue capturada por agentes norcoreanos en 1977 a los 13 años.

Yokota calificó a los raptos como un problema de derechos humanos y una cuestión humanitaria con un espacio de tiempo limitado e instó al Gobierno a continuar negociando sin descanso la repatriación inmediata de todas las víctimas.

Yokota Sakie, por su parte, dijo que su familia ha estado esperando el regreso de su hija Megumi sin saber dónde se encuentra. Instó al líder norcoreano, Kim Jong Un, a cambiar de opinión y permitir que las víctimas se reencuentren con sus padres.

Soga Hitomi, exsecuestrada que regresó a Japón hace 22 años, también tomó la palabra en la manifestación. Su madre, Miyoshi, cuyo paradero se desconoce, fue capturada junto con ella en 1978.

Soga dijo que el domingo es el Día de las Madres en Japón, pero que no ha podido celebrarlo durante 46 años. Agregó que le parece incomprensible por qué ella y su madre han tenido que soportar ese destino.

Asimismo, advirtió que el tiempo se está agotando y expresó su esperanza de que todas las víctimas vuelvan a Japón lo antes posible.

Los participantes aprobaron una resolución que insta al Gobierno japonés a buscar el regreso inmediato de todas las víctimas y pide a Corea del Norte que decida repatriarlas.