El fabricante de automóviles Daihatsu reanuda las operaciones en todas sus plantas en Japón tras un escándalo de seguridad

La unidad de vehículos de baja cilindrada de Toyota, Daihatsu, ha reanudado las operaciones de la fábrica de su sede central. La actividad estuvo suspendida durante cuatro meses y medio debido a un escándalo de pruebas de seguridad fraudulentas. Los cuatro centros de producción nacional de Daihatsu vuelven a estar operativos.

El fabricante de automóviles reanudó el martes la fabricación de dos modelos en la planta de la prefectura de Osaka, en la que trabajan unos 200 empleados.

Daihatsu cerró todas sus plantas en Japón a finales de diciembre de 2023 tras admitir haber falsificado pruebas de seguridad para obtener la certificación gubernamental.

Desde entonces, la empresa ha reanudado la producción por etapas a medida que los organismos reguladores confirmaban que determinados modelos cumplían las normas gubernamentales.

Daihatsu ya había retomado la actividad en las plantas de las prefecturas de Kioto y Shiga y en una filial de la prefectura de Oita.

Ahora la firma vuelve a aceptar nuevos pedidos de casi todos los modelos para el mercado japonés, pero afirma que las solicitudes no han vuelto a los niveles anteriores a la suspensión.