Inauguran en Afganistán canal de riego construido por una ONG que prosigue con la obra del fallecido médico japonés Nakamura Tetsu

Terminó en Afganistán la construcción de un canal de riego con el apoyo de una organización no gubernamental que prosigue con el cometido del fallecido médico japonés Nakamura Tetsu.

Nakamura, que proporcionó durante muchos años ayuda humanitaria en Afganistán, fue abatido a tiros en ese país en 2019. Aún se desconoce el autor y el móvil. Se habían estado llevando a cabo investigaciones al respecto, pero se estancaron desde antes de que los talibanes recuperaran el poder en 2021.

La ONG japonesa Peshawar-kai, a la que Nakamura representaba en Afganistán, continúa realizando sus actividades en ese país.

El sábado se realizó una ceremonia de inauguración en la provincia oriental de Nangarhar a la que asistieron funcionarios talibanes y residentes locales. La construcción del canal tardó año y medio.

El ministro interino de Energía y Agua, Abdul Latif Mansoor, dijo que los miembros de la ONG japonesa habían conseguido la increíble hazaña de enviar agua desde lejos y acumularla. Agradeció al grupo japonés por no olvidarse del pueblo afgano y, en cambio, sentir su dolor y ayudarlo.

La filial local del grupo militante Estado Islámico expandió en el pasado su dominio en el área, matando a los moradores y convirtiendo en tierra estéril los campos de cultivo. A eso se suma que la gente de la zona ha estado sufriendo por la escasez de alimentos debido a la prolongada sequía.

Se espera que el canal contribuya a mejorar la situación agrícola y la vida de aproximadamente 14.000 residentes locales.

Fujita Chiyoko, de Peshawar-kai, dijo que la sequía está empeorando en Afganistán y agregó que su grupo continuará realizando actividades para ayudar a muchos a aprender acerca del método de irrigación ideado por el doctor Nakamura y aplicarlo en las áreas más afectadas.