El primer ministro japonés habla sobre el resultado de su visita a Francia, Brasil y Paraguay

El primer ministro japonés, Kishida Fumio, quien está a punto de concluir su viaje de seis días a Francia, Brasil y Paraguay, ha destacado lo conseguido durante su viaje. El mandatario nipón regresará a Japón mañana lunes.

En la conferencia de prensa que convocó en Sao Paulo, Kishida dijo: "Es necesario demostrar firmemente nuestro compromiso de apoyar un orden internacional libre y abierto basado en el Estado de derecho y ampliar el círculo de cooperación. Tuve en cuenta los problemas y circunstancias que enfrenta cada país y tomé medidas detalladas que son exclusivas de Japón. Esos puntos los tuve en mente durante esta visita".

El primer ministro habló en primer lugar sobre su viaje a París, donde tomó la palabra ante el Consejo Ministerial de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

También adoptó con el consejo una declaración que respalda los principios y recomendaciones para el uso de la inteligencia artificial.

Por otra parte, Kishida se reunió con el presidente francés, Emmanuel Macron. Sobre las relaciones bilaterales con Francia, Kishida dijo que junto con Macron había podido sentar las bases para fortalecer los vínculos de seguridad entre las dos naciones.

Kishida dijo: "En una reunión con el presidente Macron, hablamos en detalle sobre la reciente situación en Ucrania, Oriente Próximo y el Este Asiático en lo respectivo a las relaciones bilaterales. También conseguimos resultados concretos al acordar el inicio de negociaciones sobre el Acuerdo de Acceso Recíproco Japón-Francia".

Kishida habló de su primera visita a Sudamérica como primer ministro para fortalecer los vínculos entre Japón y el sur global. En su reunión con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, acordaron una Iniciativa de Asociación Verde para mitigar los efectos del cambio climático.

En Paraguay se reunió con el presidente Santiago Peña, con quien acordó ampliar aún más el alcance de la cooperación y los intercambios entre los dos países.

El mandatario japonés prometió fortalecer los vínculos con toda la región de América Central y del Sur en una comunidad internacional diversificada.

Kishida hizo hincapié en que había podido transmitir a los líderes mundiales la importancia de mantener un orden internacional libre y abierto basado en el Estado de derecho.

Kishida dijo: "Haremos realidad un mundo que proteja la dignidad humana. Hacia este objetivo común fundamental, Japón proporcionará una cooperación detallada que es típica suya, con diversidad e inclusión, a varios países, incluidos los de América Latina".