Voluntarios pasan las vacaciones de primavera ayudando a las zonas afectadas por el sismo en la península japonesa de Noto

La prefectura de Ishikawa, en la zona central de Japón, todavía se está recuperando del devastador sismo del día de Año Nuevo en la península de Noto.

El sábado, alrededor de 100 universitarios de todo el país se unieron a los residentes en sus esfuerzos de limpieza en la ciudad de Suzu, donde un tsunami causó enormes daños.

Los residentes expresaron su gratitud por la ayuda y dijeron: "Nada es imposible si todos nos unimos".

En la ciudad de Nanao, gravemente afectada, los residentes cosecharon fresas Sakiyama, una especialidad local.

Tuvieron que depender del agua de pozo transportada en camiones para cultivar la fruta, ya que el suministro estuvo cortado durante aproximadamente tres meses.

Kosaki Hirotoshi, miembro de un grupo comunitario de Sakiyama, dijo que se sentía contento por la cosecha y señaló que, aunque las fresas son un poco más pequeñas de lo habitual, están muy dulces.

Los daños del terremoto han obligado a los residentes de la ciudad a reducir los festejos tradicionales como el festival Seihakusai que normalmente celebra la localidad en esta época del año.

Un desfile con una enorme carroza llamada Dekayama está inscrito en el Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

Este año, la procesión fue cancelada porque aún se están reconstruyendo las calles dañadas y otros motivos de seguridad.

El director de la asociación de preservación del festival asegura que su objetivo es celebrarlo al completo el próximo año.