Familiares de japoneses secuestrados por Corea del Norte dicen que obtuvieron la comprensión de funcionarios de EE. UU.

Los familiares de ciudadanos japoneses secuestrados por Corea del Norte han regresado de su visita a los Estados Unidos. Dijeron que pudieron obtener la comprensión de funcionarios y legisladores del Gobierno estadounidense para resolver el problema de los secuestros.

Los familiares llegaron a Washington el lunes buscando el apoyo estadounidense para traer de regreso a Japón al resto de los cautivos.

En el grupo se hallaban Yokota Takuya, cuya hermana Megumi fue secuestrada en 1977 a los 13 años, e Iizuka Koichiro, cuya madre Taguchi Yaeko fue secuestrada cuando él tenía un año.

También pidieron al Gobierno japonés que siga exigiendo la repatriación de quienes aún están en manos de Corea del Norte.

Durante su estancia en Washington, el grupo se reunió con altos funcionarios del Gobierno estadounidense, entre ellos Mira Rapp-Hooper, del Consejo de Seguridad Nacional, y Uzra Zeya, subsecretaria de Seguridad Civil, Democracia y Derechos Humanos del Departamento de Estado, así como con miembros de ambas cámaras del Congreso.

En febrero, el grupo decidió que no se opondrá a que Japón levante sus sanciones a Corea del Norte si Pionyang devuelve a todos los secuestrados mientras sus padres estén vivos.

Los familiares dijeron que habían explicado su postura a la parte estadounidense y obtenido su comprensión.

Yokota dijo el sábado a los periodistas en el aeropuerto de Haneda, en Tokio, que muchas personas con las que se reunieron mostraron comprensión con respecto a la tragedia que viven los familiares y les dijeron que los Estados Unidos los apoyan.

También afirmó que el grupo había logrado transmitir el mensaje de que la cuestión de los secuestros es un problema de derechos humanos con un plazo límite para resolverse.

Finalmente, Yokota pidió al líder norcoreano Kim Jong Un que actúe con decisión para resolver el problema.