Muestran a la prensa retratos de monarcas del reino de Ryukyu devueltos por EE. UU. a Okinawa

Los retratos de los monarcas del reino de Ryukyu, que existió en lo que hoy es Okinawa, fueron presentados a los medios de comunicación por primera vez desde que volvieron a la sureña prefectura japonesa.

Diversos artículos, entre ellos los retratos, desaparecieron en el caos de la Batalla de Okinawa entre las fuerzas armadas estadounidenses y japonesas en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial.

Un total de 22 objetos, entre ellos un mapa, un incensario y los retratos denominados “Ogoe” fueron descubiertos el año pasado en Estados Unidos y entregados en marzo a la prefectura de Okinawa.

El martes, 18 de ellos, incluyendo los retratos, fueron mostrados a la prensa.

En uno de los retratos, que mide 180 centímetros de largo por 180 de ancho, aparece un rey con un atuendo y una corona que se empleaban para ceremonias oficiales. Cerca de la parte inferior del cuadro está escrito el nombre “Shosei sama”. Según las autoridades prefecturales, se piensa que el retrato es el del rey Shosei, el cuarto monarca de Ryukyu.

El otro retrato está dividido en tres partes con un segmento de 109 centímetros de largo. Las autoridades señalan que se desconoce quién es el rey de esa pintura.

Se piensa que en los otros dos retratos devueltos a Okinawa aparecen, respectivamente, el rey Shokei, el decimotercer monarca, y el rey Shoiku, el decimoctavo. Sin embargo, las dos pinturas no se exhibieron al público debido a que están muy deterioradas. En su lugar se mostraron fotografías de las mismas dimensiones.

Durante una ceremonia, el gobernador de Okinawa, Tamaki Denny, afirmó que muchos bienes culturales valiosos de la prefectura quedaron destruidos por incendios o desaparecieron durante la guerra.

Agrega que su reciente devolución es la mayor alegría y algo realimente significativo para el pueblo okinawense. Dijo también que la prefectura conservará y utilizará con suma precaución los tesoros.

Philip Roskamp, ministro consejero de Relaciones Públicas de la Embajada de Estados Unidos en Japón, indicó que su país se sentía honrado de haber cumplido un importante papel en la devolución de los preciados bienes culturales. Expresó también su esperanza de que se descubran más objetos.

La prefectura de Okinawa planea formar este mes un comité de expertos para realizar un análisis detallado de pigmentos y otros materiales, así como debatir la manera de llevar a cabo la restauración de las pinturas.