El primer ministro de Japón "no tiene intención" de disolver la Cámara Baja

El primer ministro japonés, Kishida Fumio, afirma que no tiene previsto convocar elecciones anticipadas después de que el opositor Partido Democrático Constitucional se hiciera con las tres elecciones parciales celebradas el fin de semana.

El principal partido gobernante, el Liberal Demócrata (PLD), no presentó candidato en dos de esas circunscripciones, pero perdió la otra en la prefectura de Shimane, donde cuenta con muchos adeptos.

Kishida declaró el martes que un escándalo monetario candente le está pasando factura. Dijo: "El asunto de la recaudación de fondos políticos del PLD resultó ser un factor importante durante la campaña electoral de Shimane. Lamento mucho la derrota, tanto por el candidato como por toda la población local que le dio su apoyo".

El primer ministro promete cumplir con sus obligaciones, incluida la de presidente del PLD. Kishida afirma que se esforzará en restaurar la confianza de los ciudadanos mediante reformas políticas y del partido, así como abordando la subida de los precios.

Los legisladores del Partido Democrático Constitucional presionarán ahora a Kishida en el Parlamento, si bien este dice que no tiene intención de disolver la Cámara Baja.