Según TEPCO, el flujo de agua contaminada en la central nuclear Fukushima Uno se ha reducido a la sexta parte

La Compañía de Electricidad de Tokio (TEPCO), gestora de la averiada central nuclear Fukushima Uno, afirma que ha conseguido uno de sus objetivos: contener el flujo de agua contaminada. Indica que el volumen diario de este líquido es hoy menor a una sexta parte del que se registró en el peor momento.

El agua contaminada se ha estado acumulando en la central desde que sufriera una triple fusión de núcleo como consecuencia del devastador terremoto y tsunami de 2011.

El agua empleada para enfriar el combustible nuclear fundido se mezcla con la lluvia y mantos freáticos que fluyen hacia los edificios de los reactores dañados, lo cual provoca su contaminación.

TEPCO sostiene que la acumulación diaria fue de 80 toneladas en el año fiscal 2023, que terminó en marzo pasado.

La cifra diaria más alta fue de 490 toneladas, registrada en el año fiscal 2015.

Según TEPCO, la reducción se debe a un mejor control de la afluencia de agua subterránea y de lluvia después de haber cubierto con cemento (hormigón) la superficie del suelo alrededor de los edificios.

La empresa admite que la precipitación anual del año pasado fue menor al promedio, pero calcula que la acumulación diaria no superará las 90 toneladas, incluso aunque las instalaciones reciban una cantidad normal de lluvia.

Tanto el Gobierno de Japón como TEPCO afirman haber conseguido una de las metas fijadas en el calendario de desmantelamiento, que consiste en mantener el volumen de agua contaminada en menos de 100 toneladas para 2025.

Sin embargo, no se vislumbra el momento de detener por completo el flujo del líquido.

TEPCO planea tapar con cubiertas enormes los edificios en un intento por reducir aún más la cantidad diaria de agua a un máximo de 70 toneladas para abril de 2029.