Líderes empresariales preocupados por la debilidad del yen tras la decisión del Banco de Japón de mantener su política

Líderes empresariales de Japón han aumentado sus llamados al banco central del país para que haga ajustes después de que el yen cayera aún más frente al dólar el viernes. El descenso tuvo lugar tras la decisión del Banco de Japón de dejar sin cambios su política monetaria.

El ente decidió mantener la política que adoptó en marzo, cuando elevó las tasas a corto plazo a un rango de cero al 0,1 por ciento, afirmando que mantendrá su objetivo.

El gobernador del Banco de Japón, Ueda Kazuo, dijo en una conferencia de prensa el viernes que la debilidad del yen no ha tenido un impacto importante sobre la tasa de inflación básica del país.

Reiteró la opinión de que se espera que el banco continúe con su política monetaria expansiva por el momento.

Ueda agregó que, si la debilidad del yen afecta a los precios generales a un nivel que no pueda ignorarse, este hecho se considerará y se utilizará posiblemente como base para tomar decisiones en materia de política monetaria.

Sin embargo, estos comentarios no se interpretaron como un mensaje fuerte para mantener bajo control la depreciación del yen, y llevó a los inversores a vender la divisa nipona.

En momentos en los que el yen continúa a su nivel más bajo en 34 años, los inversores están prestando atención a una posible intervención en los mercados por parte del Gobierno y el Banco de Japón.