Superviviente a la bomba atómica de Hiroshima decide hablar de su experiencia tras años de silencio

Saiki Mikio, un hombre de 92 años que sobrevivió al bombardeo atómico de 1945 en Hiroshima, oeste de Japón, ha comenzado a compartir sus experiencias con los jóvenes.

Cuando cayó la bomba, Saiki tenía 13 años y se encontraba en su casa, a unos 2 kilómetros de la zona cero.

Dice que ha hablado poco sobre el bombardeo debido al sentimiento de culpa por haber sobrevivido cuando muchos otros estudiantes habían muerto.

La invasión rusa de Ucrania y otros incidentes le hicieron cambiar de idea. Este mes, la ciudad de Hiroshima lo incluyó en su lista de testigos del bombardeo.

El miércoles, Saiki ofreció su primera conferencia como testigo certificado en el Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima ante 43 estudiantes de escuela primaria de la prefectura de Tottori.

Declaró que, inmediatamente después del bombardeo, vio a varias personas que no podían abrir los ojos y tenían la piel colgando de los brazos. Iban caminando en busca de agua.

Señaló que, tras el fin de la guerra, muchas personas perdieron repentinamente el cabello o murieron debido a la leucemia u otras enfermedades.

En sus palabras: "La gente del mundo todavía no conoce el verdadero horror de las armas nucleares. Creo que debe comprenderse cabalmente ese horror".

Teniendo en cuenta su edad, Saiki cree que podrá ofrecer charlas durante cuatro o cinco años, y afirma que dará prioridad a esa tarea.