Se llevan a cabo preparativos para la siembra de arroz en los campos afectados por el terremoto en el Japón central

Han comenzado los preparativos para el cultivo de arroz en los pintorescos arrozales en terraza de la costa de la península de Noto, en el Japón central, que fue azotada por un fuerte terremoto el día de Año Nuevo.

Shiroyone Senmaida consta de unos 1.000 arrozales dispuestos como una escalera a lo largo de una ladera con vistas al mar del Japón en la ciudad de Wajima, prefectura de Ishikawa. Ha sido designado lugar paisajístico nacional.

El seísmo causó grandes daños, como grietas en el suelo y desperfectos en los canales de riego.

Un grupo cívico que gestiona el cultivo de arroz en la zona ha estado realizando trabajos de reparación.

El martes, los miembros de dicho grupo y los residentes locales, incluidos los que habían evacuado la ciudad, utilizaron cultivadores para arar la tierra en unos 60 de los arrozales menos afectados. Su objetivo es plantar arroz a mediados de mayo.

El líder del grupo, Shirao Tomokazu, dijo que el terremoto causó graves daños, pero que están comprometidos a restaurar cuidadosamente los campos. Añade que poder realizar este tipo de trabajo en el lugar donde nacieron y crecieron es muy gratificante para los residentes.

El grupo está recaudando donaciones para la restauración a través de micromecenazgo hasta el viernes.