Las ventas mundiales de las firmas japonesas Toyota y Daihatsu se ven afectadas por la falsificación de datos de seguridad

El fabricante de automóviles japonés Toyota y su filial Daihatsu han constatado cómo sus ventas mundiales caían a raíz del escándalo de falsificación de datos en pruebas de seguridad en el que está involucrado el segundo.

Las ocho principales empresas del sector de Japón anunciaron sus cifras de ventas en todo el mundo correspondientes a febrero.

Toyota vendió 719.630 unidades, un 6,9 % menos que en el mismo mes de 2023. Las ventas de Daihatsu cayeron un 46,2 % interanual, a 52.068 unidades.

Daihatsu fabrica modelos compactos para Toyota, pero aún no ha reanudado completamente la producción después de que, a finales del año pasado, se supiera que había manipulado datos de seguridad. Toyota también se ha visto afectada por un escándalo similar con Toyota Industries, compañía del mismo grupo que se dedica a la fabricación de motores.

Esta es la primera vez en 13 meses que Toyota registra una disminución interanual en las ventas mundiales.

En lo que respecta al mercado nacional, el número de unidades vendidas de la compañía también cayó un 33,3 %, mientras que Daihatsu experimentó un desplome del 82 %.