Autoridad de Regulación Nuclear de Japón forma equipo para estudiar cómo refugiarse en interiores en caso de accidente

La Autoridad de Regulación Nuclear de Japón estableció un grupo de trabajo dirigido a estudiar el mejor enfoque para refugiarse en interiores cerca de una central nuclear en caso de esta sufra un accidente. Esto se produce a raíz del terremoto del día de Año Nuevo en la península de Noto, que causó graves daños incluso en el área que rodea la planta nuclear de Shika.

Las directrices establecidas por la autoridad exigen que los residentes dentro de un radio de 5 kilómetros de una central evacúen inmediatamente la zona tras un accidente nuclear grave.

También aconsejan a las personas que viven a entre 5 y 30 kilómetros de la central que se refugien en interiores, pero que abandonen la zona si la radiación supera cierto nivel. Permanecer en interiores es una forma de evitar exponerse a la radiación.

La autoridad formó el equipo en una reunión del miércoles.

Tras el mencionado terremoto, la entidad comenzó deliberaciones sobre medidas para garantizar la seguridad de los residentes cercanos a centrales nucleares. El desastre provocó el derrumbe de casas y edificios y dejó a comunidades aisladas en extensas zonas de la prefectura de Ishikawa.

Se prevé que el grupo de trabajo discuta detalles como cuándo y bajo qué condiciones deberían levantarse las recomendaciones de refugio en interiores, así como la forma más efectiva de ponerlo en práctica según cómo se desarrolle un accidente nuclear.

El grupo se propone elaborar un informe antes de finales de marzo del próximo año.