Japón concedió el estatus de refugiado a un número récord de personas en 2023

El año pasado, Japón admitió como refugiadas a 303 personas, el número más elevado hasta la fecha.

La Oficina de Inmigración indica que, en 2023, 13.823 ciudadanos extranjeros solicitaron el estatus de refugiado, un incremento de más de 10.000 respecto al año anterior. Este se debió, en parte, a la relajación de los controles fronterizos tras la pandemia de coronavirus.

El número de personas a las que se les concedió el estatus de refugiado aumentó en 101 en comparación con 2022 y fue el más alto desde que comenzó a registrase el dato, en 1982.

Por nacionalidad, 237 eran de Afganistán, donde los talibanes tomaron el poder en 2021. Veintisiete eran de Myanmar, donde continúan los enfrentamientos entre el Ejército y grupos prodemocracia, y seis, de Etiopía.

Un total de 1.005 personas no fueron reconocidas como refugiadas, pero se les permitió permanecer en Japón por razones humanitarias.

Bajo un nuevo marco que entró en vigor en diciembre del año pasado, a finales de febrero 647 personas habían sido reconocidas como sujetos de "protección complementaria".

A estas personas, en su mayoría extranjeros huidos de conflictos, no se les concede el estatus de refugiado, pero sí se les brinda protección en Japón.