El precio del suelo en Japón registra la mayor subida en más de 30 años

El precio medio del suelo en Japón ha experimentado la mayor subida en más de tres décadas. El cambio supone una recuperación gradual tras el largo periodo de estancamiento que siguió a la era de la burbuja económica.

El Ministerio de Territorio, Infraestructura, Transporte y Turismo informó el martes de que el precio medio del suelo en Japón en 2024 ha subido un 2,3 % interanual. La cifra se basa en un estudio de aproximadamente 26.000 terrenos residenciales, comerciales y de otro tipo realizado el 1 de enero.

Los precios del suelo en Japón se dispararon en porcentajes de dos dígitos en los últimos años de la burbuja, que estalló en 1991. Lo que siguió fue una larga era de deflación y pérdidas.

Los analistas dicen que uno de los factores de la reactivación es el repunte de la actividad económica tras el impacto inicial de la pandemia de coronavirus. También la atribuyen al aumento del turismo internacional, que, según dicen, está impulsando la demanda inmobiliaria por parte de los gestores de restaurantes y hoteles.

Ide Takeshi es investigador jefe de la empresa de estudios inmobiliarios Tokyo Kantei. Afirma que existe una gran disparidad entre las zonas que disfrutan de un repunte en el precio del suelo y las que experimentan una caída.

Dice textualmente: "Cada vez más gente regresa a Tokio y a otras grandes urbes como Osaka, Nagoya y Fukuoka. Asimismo, está aumentando la disparidad entre las ciudades que tienen un transporte público y unos servicios excelentes y las que no. Ha habido una polarización en el pasado, pero cada vez es más grave y patente".

Ide sostiene que la debilidad del yen también está haciendo subir los precios del suelo en los destinos turísticos. Muchas de las zonas que se encarecieron son localidades de vacaciones.

Añade que el tipo de cambio ha aumentado el poder adquisitivo de los compradores extranjeros que aprovechan las circunstancias para comprar segundas viviendas en zonas con fácil acceso a actividades de ocio, lo que hace subir la demanda de terrenos en lugares selectos alejados de las grandes ciudades.