El Kremlin dice que se han practicado detenciones en relación con el atentado en Rusia en el que fallecieron más de 130 personas

El presidente ruso, Vladímir Putin, afirma que las cuatro personas directamente implicadas en el tiroteo en una sala de conciertos cerca de Moscú han sido detenidas.

En total son 11 los arrestados por el ataque en el que murieron al menos 133 personas. El presidente ruso declaró el 24 de marzo día de luto nacional.

En un discurso televisado, Putin condenó enérgicamente lo que calificó de "acto terrorista sangriento y bárbaro". Dijo que los cuatro sospechosos intentaron escapar a Ucrania y que se hicieron preparativos para que cruzaran la frontera.

Según las autoridades, varias personas vestidas con trajes de camuflaje irrumpieron en el recinto antes del comienzo del concierto.

La agencia de noticias RIA Novosti afirma que al menos tres personas abrieron fuego y que se detonaron explosivos.

Un legislador ruso declaró anteriormente que dos de los atacantes habían sido detenidos en la provincia occidental de Briansk. En su vehículo se encontraron una pistola, munición y pasaportes de Tayikistán.

Al parecer, el grupo Estado Islámico ha reivindicado la autoría del atentado, mientras que Ucrania niega cualquier implicación.

Imágenes difundidas en Rusia muestran a los investigadores examinando armas y munición halladas en el lugar del crimen. Se cree que los pistoleros abrieron fuego con armas automáticas antes de esparcir líquido inflamable e incendiar la sala.

La portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Adrienne Watson, publicó un comentario en la red social X en el que afirmaba que Washington disponía de información de inteligencia sobre un atentado planeado en Moscú. Dijo que esto llevó al Departamento de Estado a emitir un aviso a los estadounidenses en Rusia.

También manifestó que el Gobierno de Estados Unidos había compartido la información con Rusia, de acuerdo con su antigua política de "deber de advertir".