Residentes kurdos celebran un festival tradicional en un parque de Saitama, Japón

Residentes kurdos en Japón celebraron un festival tradicional de su etnia en un parque de la ciudad de Saitama.

Kurdos de la ciudad de Kawaguchi y sus alrededores se reunieron en el parque para festejar la llegada de la primavera. Vestidos con ropa típica, bailaron al son de la música y disfrutaron de otras actividades.

Acudió también al lugar un grupo de personas que manifestó su oposición al evento, argumentando que lo había organizado una entidad que, según el Gobierno turco, apoya a una agrupación terrorista. En las proximidades había agentes de policía haciendo guardia.

La asociación que gestiona el parque había dado a conocer en enero que no permitiría el festival, alegando dificultades para garantizar la seguridad. Posteriormente cambió de postura cuando los organizadores objetaron la decisión, calificándola de arbitraria. La asociación se disculpó y emitió el permiso en marzo.

Una mujer kurda comentó que había disfrutado del evento.

Un hombre que acudió desde Tokio manifestó que hay distintas opiniones entre los japoneses, pero espera que la sociedad acepte a las personas de diversos países para que puedan vivir en paz.

La Policía señaló que no hubo mayores problemas y que el evento terminó según lo programado.