El secretario de Estado de EE. UU. trata de que llegue ayuda a la Franja de Gaza

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, está intentado conseguir que se establezca un alto el fuego en la Franja de Gaza y que llegue más ayuda a los civiles. El miércoles regresó a Oriente Próximo; es su sexto viaje a la región desde que los militantes de Hamás atacaron Israel en octubre.

La primera parada del recorrido de Blinken ha sido Yeda, Arabia Saudita. Se reunió con líderes sauditas para abogar por la liberación de los rehenes que aún están en cautiverio y encontrar un camino para que los palestinos establezcan un Estado independiente.

Además, espera que los sauditas normalicen las relaciones con Israel. Sin embargo, estos han afirmado que no lo harán a menos que Israel acepte una solución de dos Estados. La parte saudita también ha estado advirtiendo que, si las tropas israelíes atacan la ciudad de Rafa, en el sur de la Franja, habrá "serias repercusiones".

Tras conocer la advertencia de los funcionarios de las Naciones Unidas sobre que la hambruna en el territorio es "inminente", los sauditas anunciaron que concederán 40 millones de dólares en asistencia a la agencia de ayuda de la ONU centrada en la Franja de Gaza.

Blinken viajará a El Cairo el jueves para reunirse con ministros de Asuntos Exteriores árabes. El viernes se desplazará a Israel para debatir sobre cómo proteger a las más de un millón de personas que se refugian en Rafa y evitar una ofensiva a gran escala.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, declaró que aprecia el apoyo de los líderes estadounidenses, pero indicó: "Hay momentos en los que no estamos de acuerdo". Insistió en que es imposible completar la victoria sin que sus fuerzas entren en Rafa para eliminar al resto de los batallones de Hamás.

No obstante, Netanyahu enviará al ministro de Defensa, Yoav Gallant, y a otros delegados a Washington la próxima semana para dialogar sobre el asunto.