La nueva ampliación del tren bala en el Japón central impulsa las esperanzas de revitalización

El sábado comenzó a funcionar un nuevo servicio de tren bala o Shinkansen que conecta la ciudad central japonesa de Tsuruga, en la prefectura de Fukui, con Tokio en 3 horas y 8 minutos, 50 minutos más rápido que antes.

Se espera que la ampliación del Hokuriku Shinkansen impulse las perspectivas de la economía local y la reconstrucción de las zonas vecinas afectadas por el terremoto del día de Año Nuevo.

Una multitud se congregó en la estación de Tsuruga para presenciar la salida del primer tren con destino a Tokio.

Mientras tanto, los propietarios de tiendas esperan que el tren bala impulse sus negocios.

Kawatou Masaki, propietario de una tienda de recuerdos, afirma que ha oído que se abrirán nuevos comercios y que necesitan trabajar para dinamizar la zona.

El nuevo tramo del tren de Tsuruga a Kanazawa recorre 125 kilómetros. Se han construido seis nuevas estaciones, entre ellas la de Kaga Onsen, cerca de famosos balnearios de la prefectura de Ishikawa. La península de Noto, en el norte de dicha prefectura, resultó gravemente dañada por el seísmo del día de Año Nuevo.

El sábado se puso en marcha un programa que ofrece a los visitantes descuentos de hasta el 50 % en hoteles con el objetivo de ayudar a reconstruir la economía de la zona afectada.

Se está planificando la ampliación de la línea Hokuriku Shinkansen hasta Shin-Osaka, en el oeste de Japón.