Voluntarios empiezan a trabajar en la ciudad japonesa de Wajima, afectada por el terremoto del día de Año Nuevo

Voluntarios han empezado a retirar los escombros generados por el terremoto del día de Año Nuevo en la ciudad japonesa de Wajima, en la prefectura central de Ishikawa.

La ciudad no había aceptado voluntarios debido a los importantes apagones e interrupciones en el suministro de agua, pero el sábado empezó a aceptarlos en las zonas afectadas, a medida que avanzaban los trabajos de reconstrucción de las calles y carreteras dañadas y de recogida de residuos relacionados con la catástrofe.

Unos 40 voluntarios llegaron en autobús a unas instalaciones comerciales de la ciudad poco antes de las 11 de la mañana. Habían solicitado su participación a través de una página web creada por la prefectura.

El alcalde de Wajima, Sakaguchi Shigeru, les dio la bienvenida. Dijo que su participación será un primer paso para ayudar a las personas afectadas por el seísmo a reconstruir sus vidas y que su contribución debería hacer que la gente se sintiera positiva.

El personal del Consejo de Bienestar Social de la ciudad recordó a los voluntarios que se mantuvieran alejados de los edificios cuando se produjera un seísmo y que consultaran a los funcionarios cuando tuvieran alguna duda.

A continuación, subieron a los vehículos para desplazarse a los hogares y hoteles afectados.

Un joven en la veintena de la prefectura de Saitama dijo que había ido a ayudar a las personas que se encuentran en una situación difícil y que trabajará duro por ellas.