El secretario de Estado de EE. UU. reconoce que hay mucho por hacer en el proceso de paz entre Israel y Hamás

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha estado trabajando para que se produzca un alto el fuego en la Franja de Gaza y regresen a Israel los rehenes tomados por el grupo militante Hamás. El miércoles se reunió con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Blinken ya había hablado con mediadores de Egipto y Catar. En el encuentro de ayer en Jerusalén, estuvo dialogando con Netanyahu sobre la última propuesta de alto el fuego de Hamás.

Según Al Jazeera, cadena televisiva de noticias catarí, el plan consta de tres etapas y tardaría 135 días en completarse. Comenzaría con un intercambio de rehenes israelíes por palestinos encarcelados, seguido de la retirada total de las fuerzas de Israel del territorio gazatí.

Después de reunirse con Blinken, Netanyahu rechazó cualquier propuesta de ese tipo y manifestó: "Me gustaría subrayar nuevamente que no hay otra solución que la victoria total. Si Hamás sobrevive en la Franja de Gaza, es sólo cuestión de tiempo hasta que se produzca la próxima masacre".

Blinken admitió que cualquier posible acuerdo requerirá "mucho trabajo". Señaló: "Si bien hay algunos puntos claramente inviables en la respuesta de Hamás, pensamos que deja margen para alcanzar un acuerdo. Y trabajaremos en ello sin descanso hasta que lleguemos a ese punto".

Netanyahu afirmó que ninguna parte de la Franja será "inmune" a sus efectivos. Esto incluiría zonas como Rafa, donde se han refugiado más de un millón de palestinos.