Ministro japonés reconoce que pudo haber firmado un documento vinculado a un controvertido grupo religioso

El ministro de Educación y Cultura de Japón, Moriyama Masahito, reconoció que pudo haber firmado por descuido un documento que era básicamente un acuerdo relativo a políticas con el grupo religioso anteriormente llamado Iglesia de la Unificación.

Lo hizo después de que el periódico Asahi Shimbun informara que el ministro había recibido una carta de recomendación y apoyo de campaña de una organización vinculada al grupo durante las elecciones a la Cámara Baja de 2021, y que había firmado un documento indicando su aceptación.

El miércoles, en una sesión del Comité Presupuestario de la Cámara Baja, se le preguntó a Moriyama si había recibido la carta de recomendación. Respondió que había olvidado el asunto hasta que el periódico lo difundió, pero que cuando vio la foto empezó a recordar vagamente que pudo haber sucedido.

Moriyama añadió que los votantes de su distrito electoral lo invitaron a un mitin y que es posible que le hayan pedido inesperadamente que firmara el documento en la clausura del evento.

Admitió que pudo haber escrito su nombre sin leer el texto detenidamente, lo que habría sido una imprudencia.

El primer ministro Kishida Fumio rechazó una exigencia de la principal agrupación opositora, el Partido Democrático Constitucional, para que se destituya a Moriyama.

Kishida argumentó que había nombrado a los miembros del Gabinete bajo la suposición de que no tenían relación alguna con el grupo religioso en la actualidad, hayan estado o no vinculados a él en el pasado.

Entretanto, el secretario en jefe del Gabinete, Hayashi Yoshimasa, reveló, también el miércoles, que hace tres años, en su prefectura natal de Yamaguchi, pudo haberse reunido con un miembro de una organización vinculada al grupo religioso.

Hayashi comunicó a los periodistas que no ha recibido apoyo de campaña ni donaciones del grupo ni de organismos afiliados a él, pero que volvió a comprobar reuniones celebradas en el pasado cuando un semanario se puso en contacto con él al respecto.

Indicó que, aparentemente, miembros de su personal organizaron una reunión con dicha persona en septiembre de 2021. Agregó que, por tratarse de una reunión entre muchas en su agenda, en este momento no está claro quién era la persona ni de qué hablaron.