Los damnificados del terremoto de Noto, en Japón, siguen teniendo dificultades un mes después de la catástrofe

Los damnificados del terremoto de la península de Noto, en el Japón central, en el que murieron al menos 240 personas, siguen teniendo dificultades a la hora de encontrar un refugio adecuado.

Se cree que 15 de las víctimas murieron por causas relacionadas con la catástrofe después de trasladarse inicialmente a un lugar seguro. Quince personas siguen desaparecidas.

El terremoto de magnitud 7,6 se produjo hace un mes, el 1 de enero. Los habitantes de las zonas afectadas guardaron un minuto de silencio el jueves a las 4:10 p. m., la hora a la que se produjo el seísmo el día de Año Nuevo.

Más de 14.000 evacuados viven en refugios temporales en la prefectura de Ishikawa, incluidos gimnasios escolares y ayuntamientos.

Las primeras viviendas provisionales de la prefectura se terminaron de construir el miércoles en la ciudad de Wajima para alojar a algunos de los evacuados.

Pero están surgiendo nuevos desafíos. Uno de ellos es el de las personas vulnerables que permanecen en sus casas.

Es el caso de Takenaka Shuji, cuya vivienda, que comparte con su madre, quedó dañada por el seísmo. Todavía no tienen acceso a agua corriente y no se han trasladado a un centro de evacuación porque la mujer, de 96 años, necesita cuidados especiales.

Takenaka dice que le gustaría poder llevar a su madre a un refugio, pero que ella no puede ir al baño sola y necesita asistencia las 24 horas del día.

Las autoridades de la prefectura dicen que al menos 2.800 personas no pueden acudir a los centros de evacuación porque necesitan cuidados especiales o por otros motivos, y añaden que ayudarán a estas personas vulnerables para evitar más muertes relacionadas con el desastre.

Mientras tanto, el grupo de trabajo del Gobierno central para reconstruir las zonas afectadas celebró su primera reunión el jueves. El Ejecutivo dice que pagará hasta unos 20.000 dólares de ayuda adicional a cada hogar con ancianos, si su casa ha sufrido graves daños.