Destructor de la Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón zarpa hacia el golfo de Adén en una misión antipiratería

Un destructor de la Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón ha zarpado del país para realizar operaciones antipiratería en el golfo de Adén. Los rebeldes hutíes de Yemen no cejan en sus ataques a barcos que navegan por la región.

El Sazanami sustituirá a otro destructor de la fuerza nipona, el Akebono, que actualmente se encuentra en una misión antipiratería en la zona.

El destructor inició la travesía el jueves desde su base en Kure, prefectura de Hiroshima, con una tripulación de 206 miembros.

En la ceremonia de partida, el contralmirante Kawamura Shinichi de la Flota de Autodefensa de Japón dijo que podrían darse incidentes inesperados en las aguas a las que se está enviando el Sazanami. No obstante, opinó que sus tripulantes podrán hacer frente a la situación de manera adecuada y llevar a cabo su misión.

Está previsto que el Sazanami tome el relevo del destructor Akebono a mediados de marzo, aproximadamente, y que comience su misión de unos cuatro meses.

El golfo de Adén conecta con el mar Rojo a través de un estrecho. Los rebeldes hutíes han asaltado reiteradamente a barcos que navegan en aguas de dicho mar y sus alrededores.

En noviembre del año pasado, se lanzaron unos misiles balísticos hacia aguas cercanas al lugar donde estaba operando el Akebono. El Ejército de Estados Unidos indicó que habían sido disparados desde zonas controladas por los hutíes en Yemen.

La Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón ha comunicado que analizará cómo se desarrolla la situación en la región y recopilará información con el fin de hacer todo lo posible para garantizar la seguridad del destructor y su tripulación.