Según un alto exfuncionario de EE. UU., es improbable que se lleve a cabo un ataque directo de represalia contra Irán

Un exfuncionario del Departamento de Estado de Estados Unidos ha dejado entrever que es poco probable que la Administración del presidente Joe Biden lleve a cabo una represalia directa contra Irán por un ataque a las tropas estadounidenses en Jordania.

El Gobierno de Biden acusa a grupos militantes apoyados por Irán del ataque con drones del domingo en el que murieron tres soldados en el noreste de Jordania, cerca de la frontera con Siria.

Nathan Sales, quien se desempeñó como subsecretario interino del Departamento de Estado de Estados Unidos, declaró en una entrevista a NHK el miércoles que las opciones de respuesta de la Casa Blanca van “de las relativamente modestas a las relativamente agresivas”.

Explicó que una opción modesta podría ser una represalia contra los grupos responsables del ataque, mientras que la más agresiva sería atacar activos militares iraníes en Irán.

Agregó que la Casa Blanca tiene temores reales de escalada y que, por esa razón, “ha optado por las opciones más modestas y mínimas de las que se le presentaron”.

Para el miércoles, Estados Unidos no había respondido al ataque del domingo y Sales describió esto como “un tiempo terriblemente largo”.

Agregó que “el tiempo está pasando” y advirtió que “cada hora y día que pasan sin una respuesta decisiva de la parte estadounidense manda el mensaje” de que el país no está listo para defenderse, teme la escalada y que eso “invita a más agresiones de parte de nuestros enemigos”.

Sales también señaló que los socios estadounidenses en la región del Golfo están preocupados por la posibilidad de no contar con la protección de Estados Unidos en momentos en los que Irán representa una amenaza más directa e inmediata para ellos.

Subrayó la necesidad de que Estados Unidos establezca disuasión con medios militares y que revitalice las relaciones diplomáticas con sus socios en el Golfo.